Aniquilación en Marte

aniquilación en Marte

Buenas noches y bienvenidos a dimensióndesconocida.net

El planeta rojo siempre ha despertado una curiosidad innata en todos nosotros. Ha sido fuente de inspiración para varias generaciones de escritores, guionistas y/o cineastas, los cuales, escudándose en la absoluta libertad creativa que propone su escenario, aprovechaban para reflejar muchos de nuestros miedos y algunos de los aspectos más incisivos de nuestra propia cultura.

Estas historias, han ido poco a poco conformando una particular imagineria alrededor de Marte. Tanto es así que hoy en día es habitual utilizar la expresión marcianos para referirse a cualquier tipo de forma de vida extraterrestre que exista en el universo.

Vida en Marte

La comunidad científica no ha sido ajena al gran interés que siempre ha despertado en nosotros el cuarto planeta. Incluso algunos organismos han aprovechado el tirón mediático que el mismo desprende para ser noticia y recuperar parte de un crédito perdido a base de constantes equívocos. No hay más que observar la cantidad de veces que la NASA ha anunciado el descubrimiento de agua, si no me falla la memoria creo recordar que han sido 9 veces y contando, las que la Agencia Aeroespacial ha congregado multitudinarias recepciones para anunciar lo mismo. Es evidente que en su caso la fallta de noticias no es algo bueno … ¿quizás estos repetitivos comunicados sirven para distraer la atención de otros puntos?, ¿quizás nos están preparando poco a poco para otro tipo de revelaciones? El tiempo lo dirá.

Lo que está claro, es que de un tiempo a esta parte, Marte ha pasado de ser un paraje inhóspito y hostil a toda forma de vida, en el cual lo único reseñable eran las tormentas de arena, a ser un planeta en donde los científicos constatan una gran reserva de agua salada en los polos e incluso teorizan con la posibilidad de que albergue vida microscópica o, tal vez, organismos más complejos cómo esponjas.

Vida extraterrestre

No obstante la teoría más espectacular proviene de un científico llamado John Brandenburg. El doctor Branderburg, especialista en física teórica y del plasma, a mediados del año 2011 empezó a suscitar controversia al afirmar que diversas características propias del planeta, incluida su peculiar no coloración podría deberse a lo que en ese momento definió como una explosion termonuclear natural.

En aquel entonces el científico afirmaba lo siguiente:

«La superficie marciana está cubierta con una fina capa de sustancias radiactivas cómo el Torío o el potasio radiactivo todo ello irradiado desde un solo punto caliente«

Lo cual le llevaba a pensar que una explosión nuclear natural irradio todos estos residuos alrededor del planeta.

No obstante la gran campanada la dio en el año 2014 en el Encuentro Anual de la Sociedad de física celebrada aquel año en Illinois. Allí presentó una peculiar teoría, qué años después sigue levantando ampollas, por la cual desecha su anterior afirmación acerca de una explosión nuclear natural y afirma que los isótopos nucleares de la atmósfera se asemejan más a los de una bomba termonuclear convencional. Esta afirmación se basa sobre todo en los datos recogidos por la Mars Odyssey que demuestran una concentración elevada de uranio, torío y xenon 129 en toda la superficie del planeta.

El planeta rojo

Brandenburg teoriza además con qué Marte tuvo en el pasado un clima similar al de la tierra. Un clima qué hacía posible la vida tal y como la conocemos de una manera abundante. Así el doctor se imagina el lugar como una especie de tierra pretérita en dónde abundaba la flora y fauna y en donde existía además una floreciente civilizacion que el describe como muy similar a la egipcia. Esta civilización la sitúa predominantemente en dos zonas muy concretas.

Por un lado la de Cydonia Mensae. Probablemente la más famosa de todo el planeta ya que en esta zona fue donde diversas fotografías de la NASA revelaban una serie de estructuras de forma piramidal además de la celebre Cara de Marte.

Y por otro, la zona de Galaxias Chaos. En la cual destacan, a su juicio, las recientes imágenes enviadas a la Tierra las cuales muestran «Diversas evidencias de restos arqueológicos muy deteriorados por el tiempo«.

Aniquilación en Marte

En cuanto a quién y porqué pudo hacer estallar los supuestos artefactos nucleares, el doctor teoriza principalmente con un supuesto:

  • La intervención de otra raza alienígena de caracter hostil que acabo con ellos.

Aunque sus palabras suenen categóricas (desquiciadas para muchos de sus colegas) han dado pie a diversas teorías, las cuales, partiendo de su premisa (aniquilación en Marte), llegan a diferentes conclusiones de lo que pudo pasar en el Planeta Rojo. Entre ellas destacan las siguientes:

  • Una guerra fraticida entre los propios habitantes de Marte.

  • El uso de una tecnología que escapó a su control devastando el planeta.

¿Es el escenario propuesto por el Dr. producto de una mente fantástica? ; O, tal vez, como dice el propio Branderburg «los científicos simplemente no pueden conectar los puntos en Marte porque la imagen resultante es demasiado terrible para aceptarla.«

John E. Branderburg

«Dr. John E. Brandenburg is a plasma physicist working as a consultant at Morningstar Applied Physics LLC and as a part-time instructor of Astronomy, Physics and Mathematics at Madison College, and other learning institutions in Madison, Wisconsin. Previously he worked at Orbital Technologies on space plasma technologies, nuclear fusion, and advanced space propulsion. He is the principle inventor of the MET (Microwave Electro-Thermal) plasma thruster using water propellant for space propulsion. He has previously worked on: SDI, the Clementine Mission to the Moon, Rocket Plume-Regolith Interactions on the Moon and Mars, Vortex theory of Rocket engine design,and the combined Sakharov-Kaluza-Klein theory of Field Unification for purposes of space propulsion and Mars science. He also performed an architecture study for a Human Mars Mission using solar electric propulsion. Before working at ORBITEC he taught and performed research at the Florida Space Institute of the University of Central Florida, at Aerospace Corporation in Chantilly Va., and earlier at Research Support Instruments (RSI) in Lanham, Maryland. During the Reagan years he worked at Mission Research Corporation and Sandia National Laboratories on SDI and plasmas for controlled fusion and directed energy weapons. He earned his PhD in Plasma Physics at Lawrence Livermore National Laboratory while working on controlled fusion and a Bachelors’ degree in Physics at Southern Oregon University.

Dr. Brandenburg has authored the popular science books Life and Death on Mars (2010), Beyond Einstein’s Unified Field (2011) and Dead Mars, Dying Earth (1999) with Monica Rix Paxson. He has written two science fiction novels under the pen name “Victor Norgarde”: Morningstar Pass The Collapse of the UFO Coverup and Asteroid 20-2012 Sepulveda.

He is the recipient of the William Gerald Award in 2006 from the Harlem Children Society for his work with underprivileged students, and the 2012 Devi Bhargava Award at Madison College for working with students with disabilities. He has three children and one grandchild.»

A %d blogueros les gusta esto: