Universos Paralelos

universos paralelos

La teoría de los universos paralelos no es nueva, de hecho surgió en 1957 de la mano de Hugh Everett.

Everett era era un ingeniero químico que posteriormente se especializó en matemáticas y física en Princenton. Su hipótesis de los muchos mundos surgió, como muchas ideas brillantes, después de una noche de fiesta con otros colegas interdepartamentales.

Si bien su nacimiento fue algo frívolo, y su idea fue denostada en su momento, (hasta tal punto, que el científico dejó la investigación para dedicarse al sector privado implementando algoritmos para mejorar departamentos de ventas) hoy es una parte asentada dentro de la mecánica cuántica.

Interpretación de los Universos Paralelos

Una de las interpretaciones básicas de los universos paralelos, (digo una, porque realmente es una metateoria que se ha tomado como base para resolver o apoyar teoremas de resolución diversas en física y mecánica cuántica) es que, tomando como partida numeral el propio o conocido, nuestro universo se bifurca en innumerables orbes alternativos.

Así, todas las posibilidades existen a la vez cada una en un espacio diferente.

Esto, se entroncaría directamente con los experimentos en los cuales la conciencia de un observador afecta la medición de un fenómeno. El ejemplo más famoso es el célebre Experimento de Young o de doble rendija «Dean Radin publicado por Physics Essays»

Pero volvamos al tema que nos ocupa.

La hipótesis del Multiverso

Imaginemos por un momento un bombo de loteria que da vueltas con X números en su interior, cuando lo detenemos y sacamos uno en concreto, las otras posibilidades dejan de existir. O no, Everett sugirió que cada uno de los números podía representar una realidad alternativa, en donde cada número contara con su propio observador.

Quizás lo entendámos mejor con un ejemplo aún más específico.

En el Universo que conocemos, creemos saber que los dinosaurios gobernaban la tierra hasta que un meteorito chocó con nuestro planeta y acabó con ellos. En un universo alternativo, el meteorito pasó de largo, lo que dió lugar a una evolución de los dinosaurios y a un mundo bien diferente al actual.

El universo pues, se ramificaría en innumerables cosmos alternativos.

¿En que escala podrían suceder estas variaciones?

En los ejemplos anteriormente expuestos hemos visto la posibilidad del suceso bien a escala planetaria bien a nivel de laboratorio. Pero ¿y en nuestro día a día? ¿Cada elección realizada consciente o inconscientemente supone también una bifurcación, una existencia en el multiverso?

Evidentemente, si tomamos el ejemplo anterior del bombo de loteria la respuesta sería un si condicionado.

¿Qué dice la Ciencia Oficial de todo esto?

A diferencia de lo que pasó hace sesenta años con Everett, los científicos hoy en día se toman la teoría de los multiversos muy en serio.

De hecho no sólo creen en su existencia sino que están convencidos de algo que nosotros hemos postulado en diversas ocasiones al analizar algunos casos «curiosos«, los multiversos existen y además pueden interactuar entre sí.

Un ejemplo de este pensamieento lo podemos encontrar en un artículo publicado por Physical Review X, en donde explican que lo que ellos llaman mundos cercanos (los que son similares entre sí sin que haya habido una bifurcación extrema), no sólo no tienden a evolucionar de forma independiente, sino que además se influyen entre sí por lo que denominan fuerza de repulsión.

Esto, afirman, podría dar una explicación más o menos coherente a los fenómenos extraños encontrados en mecánica cuántica.

Realidades Paralelas

Según los autores del artículo de Physical Review, escrito por científicos del Centro de Dinámica Cuántica de Griffith y de la Universidad de California, el universo que percibimos y en el que existimos, es sólo uno entre una inmensidad de mundos.

Algunos de ellos, como decíamos antes son muy similares al nuestro, quizás sólo varien en algo imperceptible a primera vista, estos serían los mundos cercanos.

Otros, la gran mayoría de ellos, son tremendamente diferentes, casi irreconocibles. No obstante, todos estos mundos, son absolutamente igual de reales, coexistiendo linealmente a través del tiempo.

La fuerza de repulsión, sería una fuerza universal existente entre los llamados mundos cercanos que crearía los fenómenos cuánticos, estos a su vez, tienden a hacer más diferentes los mundos entre sí.

A %d blogueros les gusta esto: